LAS 10 FUGAS DE PRISIÓN MÁS ESPECTACULARES DE LA HISTORIA

Cada año, decenas de presos escapan de prisiones de todo el mundo. De estas fugas, la gran mayoría son producidas por fallos en la seguridad en las cárceles, y la mayoría de los fugados son recapturados a los pocos días.

 

1) El narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán se fugó el pasado sábado de la cárcel federal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, a través de un túnel dentro de su celda, confirmó la Comisión Nacional de Seguridad (CNS). 
 

El sistema de videovigilancia del Penal Federal del Altiplano I mostró que Guzmán Loera se aproximó al área de regadera de la estancia 20 del pasillo 2 a las 20:52 horas. Al prolongarse su ausencia, el personal de seguridad notó que el líder del cártel de Sinaloa no se encontraba en su celda.

Al revisar su celda, las autoridades encontraron un orificio rectangular de 50 por 50 centímetros dentro de la regadera. Este, desemboca en un túnel de 1.70 metros de altura y 80 centímetros de ancho, con una longitud aproximada de 1,500 metros. El pasaje, que cuenta con ventilación e iluminación, termina en una construcción en obra negra ubicada en la colonia San Juanita del municipio de Almoloya de Juárez, en el Estado de México. 

Fuga previa

En 2001, el líder del cártel de Sinaloa se fugó del penal de Puente Grande, Jalisco, metido en un carrito de lavandería, y fue hasta el 22 de febrero de 2014 que fue capturado nuevamente en Mazatlán, Sinaloa.

El que era el narcotraficante más buscado en México, fue detenido por la Marina en un operativo de varios meses y sin disparos, y fue recluido en el penal del Altiplano, en el Estado de México, de donde se fugó este sábado.

Guzmán Loera apareció cuatro años consecutivos en la lista de multimillonarios de Forbes. En 2012, la revista indicó que tenía una fortuna estimada en 1,000 millones de dólares.

El presidente Enrique Peña  Nieto y parte de su gabinete viajaron este sábado a Francia para una visita de Estado.

 

2) Fuga del Correccional de Clinton (2015)
David Sweat, de 34 años, purgaba cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por el homicidio de un policía cometido en 2002. Richard Matt, de 48 años, cumplía 25 años de cárcel y prisión perpetua por el secuestro, homicidio y descuartizamiento de su ex jefe en 1997. Los evadidos habían colocado bastante ropa debajo de las mantas de sus camas para aparentar que dormían y engañar a los guardias que hacían los rondines en la Instalación Correccional Clinton, de 150 años de antigüedad, cerca de Dannemora. Las autoridades de la prisión se dieron cuenta de la fuga el sábado 6 de junio de 2015 por la mañana.
 
Richard Matt y David Sweat, los dos 
convictos escapados en junio de 2015.
En una tubería de vapor cortada, los reclusos dejaron una nota burlona que contenía el dibujo de una carita asiática y las palabras «tengan un bonito día».
 
“Dos homicidas que utilizaron herramientas eléctricas a fin de escapar de prisión deben haber tardado varios días para cortar paredes y tubería de acero y demoler ladrillos”, indicó el domingo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.
 
Entrada al túnel de los presos
fugados de Nueva York.

Por su parte, las autoridades anunciaron una recompensa de 100 mil dólares (89.814 euros) a cambio de información que contribuya a la captura de ambos prófugos. Ambos reclusos consiguieron lo que parecía imposible. En una cárcel de máxima seguridad del estado de Nueva York abrieron un hueco entre sus dos celdas, perforaban un túnel y por las tuberías lograban salir hasta una alcantarilla que les llevó al exterior.Mientras, en sus camas, dos muñecos hechos con camisetas despistaban a los guardias.

 
«Que tengan un bonito día», el sentido del 
humor de los escapados del centro 
correccional neoyorquino.

Ya han pasado más de 72 horas y literalmente podrían estar en cualquier lugar. Más de 200 agentes intentan encontrar a quienes se les considera un peligro para la población. Richard estaba condenado a 25 años por secuestro, descuartizamiento y asesinato de su jefe. Mientras que David cumplía cadena perpetua por el asesinato de un sheriff.

 
Las autoridades instalaron retenes y echaron mano de helicópteros y perros adiestrados. Hay centenares de agentes fueron desplegados alrededor de la prisión, ubicada a unos 32 kilómetros de la frontera con Canadá, y se recibieron una decena de avisos.
 
Sin embargo, las autoridades reconocieron que no tenía ni la menor idea de dónde podrían encontrarse los dos convictos.“Pudieron haber cruzado hacia Canadá o dirigirse a otro estado”, señaló Cuomo.


3) Fuga de John Gerard de la Torre de Londres (1597)

Gerard era un sacerdote jesuita nacido en 1564 que fue llevado a prisión en 1594 y torturado después de escribir a simpatizantes católicos y de insertar pistas secretas en cada carta, escondidas con una tinta invisible de su propia invención.

Torre de Londres, vista desde el río Támesis.
La noche del 4 de octubre de 1597 logró escapar a través de las piedras alrededor de la puerta de su celda.Tras abrir un boquete, se escabulló sorteando a los guardias del corredor, y alcanzó un alto muro que daba al foso de la Torre de Londres. Abajo, un bote de remos lo esperaba en la oscuridad. El barquero le lanzó una cuerda, que ató a un cañón cercano y, al escuchar la señal proveniente del otro extremo de que había sido atada al otro lado del foso, se deslizó hacia la libertad.Nunca fue capturado. Falleció en Roma en 1637 a la edad de 73 años.

4) La fuga de Casanova (1756)

El masón y aventurero veneciano Giacomo Casanova es más recordado por ser un mujeriego, pero él también es responsable de uno de los escapes más famosos de una prisión de todos los tiempos. En 1753, después de ganar una reputación de libertinaje y adulterio, vuelve a Venecia y en 1755 Casanova fue arrestado y confinado a la prisión de Piombi o de Los Plomos, llamada así porque fue equipada con un techo de plomo que fue diseñado para fomentar el calor sofocante y hacer imposible escapar. 
 
El libertino Giacomo Casanova
(1725-1798).
Casanova tuvo éxito en su empeño por fugarse en el segundo intento, entre la noche del 31 de octubre y el 1 de noviembre de 1756. Fabricó una herramienta con un barrote de hierro y después de introducir un pico de metal en su celda, Casanova y un sacerdote renegado confinados cerca uno del otro,pasaron meses cavando un túnel en el rincón de su calabozo a través del techo de sus celdas.Cuando lo cambiaron a otra, Casanova temió estar siendo observado, por lo que le pidió al monje de la celda junto a la suya que cavase por él. Ambos lograron escapar usando la misma herramienta para abrir las puertas que bloqueaban su paso. Una vez pasadas, abrieron las placas de plomo en el techo y llegaron a otra habitación a través de una buhardilla. Usando una combinación de escaleras y cuerdas, el dúo logró llegar a la planta baja, y después de romper un candado y furtivamente escabullirse a través de los pasillos de la cárcel, se escaparon en góndola a la ciudad a través de la red de ríos. Casanova, más tarde escribió la fuga en una memoria popular, y aunque muchos han especulado que la historia pudo haber sido embellecida, evidencias de la escena de la fuga de la cárcel parecen acreditar su historia.
 
5) Fuga de la Prisión de Libby (1864)
Fue la más famosa (y exitosa) fuga de presos durante la Guerra Civil Americana. Esta prisión se decía que era la más segura de todas a las que se destinaban los presos de guerra, hasta el día en que ocurrió esta fuga.
 
El escape de la prisión de Libby, 1864.
Un grupo de 15 soldados de la Unión, dirigidos por el Coronel Thomas E. Rose y el Mayor A. G.Hamilton, construyeron un túnel desde el sótano de la prisión hasta un terreno situado fuera de la cárcel. Esto no fue una tarea fácil, ya que el sótano de esta misión era muy oscuro e infectado de bichos, conocido por sus reclusos como el «infierno de las ratas». Diecisiete días después de empezar a construir el túnel, en la noche del 9 de febrero vieron la luz y 109 soldados consiguieron huir a la ciudad de Richmond. 48 soldados fueron recapturados, pero 59 llegaron a la seguridad del ejército federal.
 
6) Fuga de John Dillinger (1934)
El famoso ladrón de bancos estadounidense John Dillinger estuvo implicado en varias fugas de prisión violentas durante la década de los 30. En el año 1933, él y su banda diseñaron una audaz fuga de la cárcel de Lima (Ohio), después de usar dos rifles de contrabando contra dos guardias de seguridad. 
 
El cartel ofrece recompensa por el 
ladrón John Dillinger.
Pero la fuga más famosa de Dillinger llegó en el año 1934, después de que tras una serie de atracos, fue llevado a la cárcel del condado de Lake, en Crown Point, Indiana, a prueba de fugas, custodiada por gran cantidad de policías y militares del ejército americano. Dillinger talló con una pastilla de jabón un arma falsa. Iba a ser juzgado por el asesinato de un policía.
 
La jornada del 3 de marzo de 1934, Dillinger intentó escapar con un arma de juguete ennegrecida con betún. Con su arma de mentira fue capaz de engañar a un guardia en la apertura de su celda y poder huir, después de encerrar a sus guardianes. Se han hecho varias películas recreando a la vida y la fuga de este ladrón.
 
7) La huida más multitudinaria de una cárcel en Europa(1938)
 
Ocurrió en Pamplona, España, el 22 de mayo de 1938 y en plena Guerra Civil. A la hora de la cena, una docena de reclusos desarmó a los guardias y tomó el control de diversas dependencias del penal, hasta abrir las puertas para facilitar la fuga de los 2.487 presos republicanos, aunque la mayoría no se atrevió a salir por temor a los castigos. De entre ellos, 795 prisioneros intentaron fugarse pero solamente 3 lograron con éxito llegar a Francia. Los demás murieron en el intento o fueron apresados de nuevo y otros 14 fueron juzgados como promotores de la fuga y ejecutados.

8) La fuga de Franz von Werra (1941)

Franz von Werra fue el único aviador alemán que, tras ser detenido y encarcelado en Inglaterra durante la II Guerra Mundial, consiguió escapar desde Canadá y regresar al Tercer Reich.
 
El audaz piloto alemán Franz
Von Werra.
La historia de Franz von Werra es muy interesante. Su iniciativa para la fuga quizás no haya tenido parangón. El 5 de septiembre de 1940, durante la batalla de Gran Bretaña, con nueve victorias, el avión de von Werra un Messerschmitt BF 109 fue derribado sobre Kent y su piloto capturado por los ingleses, que lo enviaron a un campo de prisioneros de guerra.
 
El 7 de octubre de ese mismo año,consiguió escapar del campo, mientras los soldados les permitían a los reclusos dar un paseo de 3 kilómetros fuera del campo de prisioneros escoltado por 8 soldados y un oficial a caballo. Cinco días después, el 12 de octubre, tras un vagar errático por los campos ingleses, fue de nuevo detenido en un establo y puesto bajo mayor vigilancia.
 
El avión de Franz Von Werra, su 
Messerschmitt BF 109 en Marsden, Kent.
El 3 de noviembre de 1940, el piloto de 26 años fue enviado a otro campo de prisioneros de guerra en Swanwick. Allí se unió a un grupo de presos que planeaba una fuga, cavando un túnel subterráneo. El 20 de diciembre consiguieron escapar por el túnel de 15 metros de largo. Pero de todos los evadidos,el único que consiguió no ser capturado pocos días después fue Franz von Werra.
 
Von Werra en 1940 con su mascota,
un cachorro de león.

Con audacia se dirigió hacia el campo de aviación militar de Hucknall, varios días después, argumentando que era un piloto holandés de la RAF y que pretendía volver al continente, a la batalla. A pesar de queestuvo a punto de conseguir un avión, al final su falsa identidad fue descubierta y de nuevo se le detuvo cuando estaba en un hangar sentado en un avión Hurricane probando la bomba inyectora de combustible.

 
Franz Von Werra, el audaz piloto alemán.

En enero de 1941 se le pusieron las cosas aún más difíciles, ya que fue enviado a Canadá, a otro campo de prisioneros. El 21 de enero llegó al puerto canadiense de Halifax, de allí los prisioneros subieron a un tren rumbo a Ontario. En la segunda noche, mientras viajaba en un vagón con 35 prisioneros custodiados por 12 guardias por vagón, nada más arrancar el tren, varios prisioneros se levantaron y pidieron ir al retrete, mientras, uno de los compañeros, hacía que sacudía una manta tapando la ventana, von Werra tiró de la ventanilla y saltó. Tras el salto, sus compañeros cerraron de nuevo ambas ventanillas y la fuga no se descubrió hasta que el tren estuvo a mucha distancia. Otros siete prisioneros, durante ese mismo viaje, escaparían del mismo modo. Pero todos fueron detenidos, salvo el indestructible Franz von Werra.

 
Franz Von Werra en 1941, 
luciendo la Cruz de Hierro.

Se supone, según los canadienses, que Franz von Werra se había tirado del tren a unos 50 kilómetros de la frontera con Estados Unidos. El 24 de enero Von Werra que caminaba por las gélidas tierras de Canadá, tuvo que cruzar el caudaloso río San Lorenzo.

 
Del otro lado estaba la localidad de Ogdensburg, en el estado de Nueva York. Afortunadamente para él, en un campamento cercano encontró una canoa que estaba pegada al suelo por el hielo, pero consiguió despegarla a golpes, la arrastró hasta el río y con ella llegó a la orilla estadounidense arrastrado por la corriente. A pocos minutos encontró un caserío, paró un coche que iba conducido por una enfermera a la que le preguntó si estaba en la orilla estadounidense, y tras confirmarle que así era, von Werra se identificó como oficial de la fuerza aérea alemana, añadiendo: “soy prisionero de guerra”.
 
En el frente ruso, con su Me-109, el piloto
Franz Von Werra.

Se entregó a las autoridades que empezaron a preparar su extradición de vuelta a Canadá. En principio von Werra fue acusado de entrada ilegal en el país y fue encarcelado en Ogdensburg, pero los reporteros sensacionalistas comenzaron a interesarse por su increíble historia, y todas sus declaraciones hicieron que su huida tuviera una repercusión internacional. El cónsul alemán pagó una fianza de 15.000 dólares y se lo llevó a Nueva York bajo libertad condicional.

 
Hardy Kruger, el actor que 
interpretó a Von Werra 
en 1957.

En Canadá para reforzar los argumentos de su extradición le acusaron del robo de la canoa valorada en 35 dólares y estaban llevando a cabo grandes esfuerzos jurídicos y diplomáticos para conseguir que fuera devuelto.

 
Pero el Cónsul alemán usó sus influencias hasta facilitarle el escape hacia México. La embajada alemana en México, le preparó un pasaporte con nombre falso y le consiguió un pasaje aéreo vía Río de Janeiro-Barcelona-Roma, tras lo cual llegó a Berlín el 18 de abril de 1941, donde fue recibido con honores de héroe, condecorado por el mismísimo Hitler, quien le impuso la Cruz de Hierro, y Göering lo ascendió a capitán en medio de una fastuosa celebración.
 
The One That Got Away, la 
película de 1957, titulada en 
español El único evadido
contando la vida de Von Werra.

Tras participar en la Operación Barbarroja y obteniendo 13 victorias aéreas sobre cielo soviético, fue enviado en septiembre a defender las costas de Holanda. El 25 de octubre de 1941 Franz hacía un vuelo de patrulla rutinario, y su avión cayó al mar debido a un fallo en el motor. Una muerte hasta cierto punto ridícula, después de todo lo que le costó regresar, pero quizá ése era su destino, ya que bien pudo retirarse como héroe, con 21 victorias aéreas, pero él prefirió seguir en el ejército alemán luchando por su país. Su cuerpo nunca fue encontrado.

 

Después de la guerra, la espectacular fuga de Franz von Werra fue llevada al cine en 1957 con la película The One That Got Away, conocida en español como El único evadido, protagonizada por Hardy Krüger, quien encarnó al piloto alemán.

9) El gran escape (1944)
El 23 de mayo de 1940 cerca de Calais fue derribado un Spitfire piloteado por el inglés Roger Bushell (aunque había nacido en Sudáfrica). Lo enviaron a Stalag Luft III, un campo de prisioneros de guerra de la Luftwaffe, a 160 km de Berlín, durante la Segunda Guerra Mundial. Bushell se escapó del campo en junio de 1941. Fue recapturado junto con otros 17 fugados cerca de la frontera con Suiza. Poco después, tomó la dirección de la excavación de tres túneles con los nombres de «Tom», «Dick» y «Harry».
 
Roger Bushell en 1940, 
antes de ser prisionero 
en Stalag Luft III.
«Tom» debía ser el túnel de huida principal, y se trabajó en él intensivamente. «Harry» fue el túnel de reserva y «Dick» resultó sacrificado. Estaba destinado a ser descubierto en caso de que se sospechase que se estaba cavando un túnel en el campo, y así desviar la atención de los alemanes. «Tom» fue descubierto por casualidad tras cinco meses de excavaciones. A las 22.30 horas de la noche del 24 al 25 de marzo de 1944 empezó la huida a través del túnel «Harry». «Harry» medía 102 metros de largo, 0,70 m x 0,70 m, tenía tres estaciones intermedias ytranscurría a unos 8,5 m bajo la superficie. Sin embargo, el principio real de la fuga, es decir, la salida del campo, se retrasó porque el suelo en esa época del año estaba helado y se tardó cuatro horas más de lo planeado en perforar la superficie.
 
Poster de El Gran Escape, filmada en 1963.

El túnel resultó unos 10 metros demasiado corto, así que la salida no se encontraba en el bosque, sino algo antes. Esto conllevó que se tuviese que sincronizar la salida del túnel con las patrullas de vigilancia. Esto alteró el desarrollo planeado de la huida y pronto resultó evidente que no huirían 220 prisioneros como se había planeado, sino unos 100. La fuga fue detectada a las 4:55 horas. En ese momento habían cruzado el túnel 87 personas, de las que 11 se entregaron en el bosque adyacente, y no contaron por tanto como huidos. Esto deja un cómputo de 76 fugados, 50 de ellos terminarán muertos y el resto capturados por tierras de Alemania y Francia. El 29 de marzo fue muerto Roger Bushell, el cerebro de la operación. De los fugados sólo 3 evitaron ser capturados.

El túnel «Harry».

Los tres afortunados fueron el sargento noruego Per Bergsland (1918–1992) y el piloto Jens Einar Müller (1917–1999), también noruego que llegaron hasta la costa alemana donde dos marineros suecos los embarcaron en un barco que llegó a Gotemburgo en Suecia, donde rápidamente se metieron en el consulado británico. De allí viajaron en tren a Estocolmo, se trasladaron al aeropuerto de Bromma, desde donde volaron a Escocia. De Escocia se trasladaron en tren a Londres.

El piloto holandés Bram van der 
Stok, uno de los tres que nunca 
fueron recapturados.

El tercero fue un piloto holandés, Bram van der Stok (1915– 1993), también conocido como Bob van der Stok. Luego de la fuga, viajó hasta la estación de trenes de Breslau donde pasó un severo checkpoint, convenciendo a los alemanes de que no era uno de los evadidos. Viajó hasta Utrecht donde un contacto le facilitó ropa y equipamiento para un viaje en bicicleta hasta Bélgica. De Bélgica con papeles de ciudadano belga viajó en tren desde Bruselas a París y luego a Toulouse, donde la Resistencia francesa lo cruzó a través de los Pirineos junto a dos tenientes norteamericanos, dos pilotos de la RAF, un oficial francés y un ruso, hasta Lleida en España. El consulado británico los recibió y luego Van der Stok fue llevado a Gibraltar el 8 de julio de 1944. De allí fue transportado en avión hasta Bristol el 11 de julio de 1944 para volver a combatir en el Spitfire 91 Squadron.

La famosa película El Gran Escape, de 1963 producida y dirigida por John Sturges, protagonizada por Steve McQueen,James Garner y Richard Attenborough, se inspiró en esta fuga. También un documental de National Geographic, analiza el gran escape.

10) La fuga de Papillon de la Isla del Diablo (1941)

El francés Henri Charrière, conocido como Papillon (nacido en 1906), acusado por un crimen de un proxeneta que según él no cometió, fue sentenciado a trabajos forzados a perpetuidad en las colonias francesas. Escapó en 1941 de la Isla del Diablo para caer prisionero en una cárcel venezolana de la que fue liberado en 1945. Escribió un libro con sus aventuras, Papilloncuyo título es el sobrenombre de Charrière, debido a su tatuaje de mariposa en su pecho (papillon quiere decir mariposa en francés). El gran crítico Morlans nos dice que la obra constituye uno de los mayores hitos de la literatura francesa, en ella el expresidiario cuenta las memorias de su encarcelación en la colonia penal, sus aventuras tratando de evadirse, sus intentos fallidos, sus amistades y finalmente su libertad.
 
Titular de periódico de la 
recaptura de Papillón en 
Colombia.

Charrière nació en Ardèche, Francia. Tuvo dos hermanas mayores. Su madre murió en 1917, cuando Henri tenía casi 11 años, catorce años antes de su reclusión. En 1923, con 17 años, se alistó en la Armada Francesa, y sirvió durante dos años. Tras abandonar la marina, Charrière se convirtió en un miembro de los bajos fondos de París, y se casó con una mujer francesa, con la cual tuvo una hija.

 
Henri Charriére, alias Papillon.

En 1931 es acusado de un crimen que no cometió y enviado a la Guayana francesa en 1932. En 1933, Charrière escapa con éxito del hospital colonial André-Bouron donde era ayudante de enfermería junto a otros dos presos, Clousiot y André Maturette, con quienesnavega a lo largo de la costa de Trinidad y Tobago hasta Riohacha, Colombia, travesía durante la que recibe ayuda, entre otros, de una comunidad de leprosos y de una compasiva familia británica; y a la que se unen otros tres fugitivos a los que posteriormente abandonan en Colombia.

 
Foto de Henri Charriére 
y el tatuaje de la mariposa.

Sin embargo, el mal tiempo les impide dejar la costa colombiana y son recapturados y hechos prisioneros. Charrière consigue escapar con la ayuda de otro preso y, tras distanciarse varios días de la prisión, se separan; Charrière llega al poco tiempo a la región de Guajira. Ahí permanece seis meses viviendo en un poblado de nativos buscadores de perlas, donde una joven y su hermana se enamoran de él y se convierten en sus esposas y madres de sus hijos. Allí experimenta la «forma más pura del amor y la belleza», pero llevado por sus deseos de justicia, abandona el poblado en dirección oeste.

 
Guillotina en el patio de la prisión de 
la Isla del Diablo. Foto de la época.

Sin embargo, la fortuna da un nuevo giro y Charrière es capturado y encarcelado en Santa Marta, para ser transferido posteriormente a Barranquilla donde inesperadamente se reencuentra con Clousiot y Maturette. A pesar de numerosos e increíbles intentos de fuga (uno de las cuales tuvo como resultado la rotura de los arcos de sus pies; teniendo los pies planos el resto de su vida), Charrière fue incapaz de librarse de las prisiones y es extraditado de nuevo a la Guayana Francesa en 1934 junto a sus dos camaradas.

 
Las tres Islas de la Salvación, 
una era la Isla del Diablo.

La primera fuga le costó a Charrière dos años en aislamiento en la isla de Saint-Joseph tétricamente apodada por los convictos «la devoradora de hombres».Originalmente, los tres fueron sentenciados a cinco años, siendo tres de ellos añadidos por cargos de intento de asesinato a los guardias de los que se deshicieron al escapar del hospital; pero fueron capaces de probar que dichas acusaciones eran falsas, lo que acortó su pena a los mencionados dos años. Sus amigos Clousiot y Maturette corrieron con la misma suerte, que concluyó con la trágica muerte de Clousiot pocos días después de cumplir su pena.

 
El presidiario con la flecha es Papillon.

A su salida, Charrière fue transferido a la isla de Royale, donde un informante hizo fracasar un nuevo intento de fuga. Charrière vuelve a ser condenado a ocho años de aislamiento, una pena a la que es casi imposible sobrevivir por su intento de fuga y el posterior asesinato del informador (del que fue exonerado por el atenuante de legítima defensa). Sin embargo fue liberado de su encarcelamiento en solitario después de sólo 19 meses, tras arriesgar su vida tratando de salvar a una pequeña niña de nombre Lissette, de ahogarse en aguas infestadas de tiburones. Se documentó que fue liberado por «razones médicas» considerando las condiciones extremadamente peligrosas del intento de rescate que emprendió.

 
Lo que queda de la Isla del Diablo y convictos
de la época de Papillon retratados 
en la Isla San José.

Luego, Charrière fingió locura (teniendo algunos típicos síntomas mostrados por algunos locos reales), en un intento de fuga de la isla manicomio, que era muy poco resguardada. Fue un momento ideal para el escape del manicomio, porque después de iniciada la Segunda Guerra Mundial el castigo por intento de escape fue elevado a la pena de muerte, porque se consideró que además existían cargos de traición a la patria. El fundamento era que si alguien trataba de escapar seguramente estaba tratando de unirse al enemigo. Un loco estaba visto como alguien sin control de sus propias acciones, de ese modo hacía imposible castigarlo por algo – incluido el escape. Desafortunadamente, el intento de escape fallaría, Charrière y su compañero estuvieron cerca de estrellarse contra los acantilados y ahogarse.

 
Papillon visitó la prisión abandonada que 
no pudo quebrar su deseo de libertad.

Después de «recobrar la cordura», Charrière pide ser transferido a la Isla del Diablo (en francés «Île du Diable») la más pequeña de las tres islas de la Salvación. Las autoridades coloniales estuvieron felices de hacerlo porque de aquella isla rodeada por fuertes corrientes se decía que era imposible de escapar. Durante su permanencia en la Isla del Diablo, él decide que todos sus intentos de fuga fueron muy complicados. Su nuevo y simple plan sería arrojarse al mar desde los riscos usando una bolsa con cocos como balsa.

 
Papillon en la puerta de 
entrada al presidio.

En los preparativos iniciales del escape, Papillon observa que las olas repiten una particular sucesión. Cada séptima ola parece más grande y fuerte que las otras y que la séptima sería lo suficiente para empujarlo muy lejos de la isla a alta mar. Después de muchos experimentos con sacos de su peso en cocos, él nombró a la séptima ola Lissette, como a la niña por la que arriesgó su vida para salvarla.

 
Charrière convence a Sylvain, un compañero convicto, de acompañarlo en el escape. En 1941 en su noveno intento de fuga, él y Sylvain pasan cuatro días y tres noches a la deriva en el mar, flotando en sus bolsas llenas de cocos y sobreviviendo gracias a la pulpa de coco. Por desgracia, Sylvain dejó prematuramente la balsa y se hundió en las fangosas arenas movedizas, desapareciendo cuando las olas mojaron su débil trampa. Estaba a menos de doscientos setenta y cinco metros de la tierra prometida. Charrière esperó hasta que las olas pusieron su balsa en la sólida costa.
 
Mapa de todos los sitios que recorrió 
Papillon en sus fugas. Clic para ampliarlo.

Habiendo alcanzado tierra firme, Charrière se puso en contacto con un chino mayor de nombre Cuic Cuic. Papillon le hizo saber que el hermano de Cuic Cuic llamado Chang lo ayudó a escapar de la Isla del Diablo. Charrière se escondió en el refugio de este chino, y juntos (también con la compañía de un amigo armado), escaparon en un bote hacia Georgetown capital de la Guayana Inglesa.

Poster de la película Papillon,
filmada en 1973.

Incluso cuando pudo haber vivido en libertad, él y otros cinco luego continuaron por tierra hacia Venezuela, donde fueron capturados y encarcelados en las Colonias Móviles de El Dorado, prisión localizada en El Dorado (un pequeño pueblo minero de oro en la Guayana venezolana que fue llamado así por el mito de la Ciudad del Dorado), donde se sorprendió del trato que recibían los prisioneros, como notó de una manera similar a la que los franceses trataban a los convictos en las galeras del siglo XVIII y XIX.

 
Una escena de Papillon. A la izquierda Steve 
McQueen y a la derecha Dustin Hoffman.

Charrière fue finalmente puesto en libertad el 18 de octubre de 1945. Se asentó en Caracas, contrae nupcias conRita Alcover y se naturalizó como ciudadano venezolano en 1956. Siguió siendo un fugitivo de la justicia francesa hasta que su causa prescribió en 1967 por el paso del tiempo. Según él mismo lo cuenta en su libroBanco (la segunda parte de Papillon), un miembro del cuerpo de seguridad del general Charles De Gaulle le da la noticia en América antes de una visita del entonces presidente francés a Venezuela y Colombia, pudiendo con el tiempo retomar sus lazos familiares, volver a su Francia natal y conocer a muchos miembros más de su familia, ahora orgullosos del tío aventurero que todos los periodistas querían entrevistar.

El verdadero Papillon y el actor Steve McQueen.

En 1969 escribió su autobiografía Papillonque se convertiría en un bestseller mundial. En 1970 Charrière es contratado como guionista y actor en el filme Popsy Popprotagonizado por Claudia Cardinale y Stanley Baker. 

En 1973 se filma la película donde Steve McQueen interpreta el papel de Henri Charrière y con la asistencia del propio Papillon a los sets de filmación. El filme fue un éxito mundial. Su muerte ocurrió en Madrid, debido a un cáncer de garganta en 1973.

 
 
Por: promagacontactoconlacreacion.blogspot.mx 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.